portrait-2915452_1280

8 héroes y un dragón

Ahora empieza una época estupenda para visitar Dubai. La temperatura es parecida a un permanente mayo/junio en España. Esta época dura hasta  mayo, cuando el calor  vuelve a apoderarse de todo. La consecuencia de esta primavera continua son  las barbacoas, los beach clubs de  buen rollo, los conciertos al aire libre,  los días de playa, el café árabe contemplando las majestuosas noches del desierto y un buen número de actividades al aire libre al gusto de cada uno . Durante unos meses  al año, Dubai  se convierte en un lugar lleno de vida, cosmopolita y sumamente  dinámico. Mi entorno,  que ya sabe de que va la historia, han empezado a reservar   fechas. Recientemente tuve la primera visita de la temporada. Me hizo especial ilusión por no esperada. Estando con mis visitantes  en la piscina de la urbanización se desarrolla la historia que  me sirve de base hoy.

Estábamos tumbados al sol comentando un artículo de Emilio Lledó,  filosofo, profesor  premio príncipe de Asturias y mente preclara del pensamiento español a sus 90 años.  Mientras resolvíamos el mundo, un niño con rasgos asiáticos se tiraba a la piscina con un dragón enorme  hinchable.  El pobre tenía pinta de aburrirse  de cojones. A los pocos minutos llegó otro chaval de rasgos hindús. Enseguida montaron ya la historia. El dragón era la balsa y tenían que llegar a terra ferma sorteando a los malos. Posteriormente llegó otro crío, con aspecto caucásico que se unió a la defensa del dragón frente a los malvados. A continuación otro con apariencia arabe y así sucesivamente hasta formar un grupo de unos ocho valientes, cada uno de su padre y de su madre montándose una historia épica que les duró hasta que  finalmente pincharon el dragón (Como curiosidad, en Dubai, los niños se comunican desde muy pequeños en inglés con independencia de su origen).

Pensemos en la foto. Ahí estaban 8 niños y un dragón  una tarde en Dubai, dando una lección al mundo de convivencia e integración. Estos pequeños terremotos seguro que no tienen mucha  idea del concepto  terruño, ni saben muy bien que significa. Estos niños, se están educando con una total ausencia de etiquetas. Su única limitación, es no ser  un triste, un  aburrido o querer  el dragón sólo para tí, porque que entonces  la cosa termina a base  de leches. Igual meriendan nocilla que rollitos primavera , lo mismo cenan kebabs, curry o quesadillas.

El hecho que chavales  de diferentes razas compartan un dragón hinchable  en una piscin,a es un ejemplo más de lo que nos espera en  el futuro.Entiendo que esta idea  no gustará  a todos, claro.  La facilidad para viajar y comunicarnos que tenemos hoy en día, ha hecho que las familias multinacionales y multiculturales  se estén multiplicando exponencialmente en los últimos años. Estas familias surjen del amor de dos personas para las que, un color, una bandera, un idioma, una religión  o un apellido no son  una barrera sino una posibilidad de ensanchar su horizonte vital.

Por eso cuando vemos a lo largo de la historia casos que quieren hacer el mundo más pequeño en lugar de agrandarlo me resulta dificil entenderlo. Emilio Lledó (foto abajo), del que hablábamos en la piscina, comentaba  recientemente que esta forma de pensar  tiene sus raices en la falta de educación. Ya lo había dicho  antes  Kant otra referencia asidua de este blog “el  hombre es lo que la educación hace de él ”.

Emilio Lledó

El conocimiento, no  la información (y menos la información de hoy en día….) nos lleva a la verdad. Y la verdad es la herramienta para decidir el rumbo de  nuestra vida  desde la libertad.  Es por eso, que impedir a los individuos el acceso a la educación  o transmitir  una educación manipulada venga de donde venga, es amputarles la libertad de  pensar por ellos mismos  y la  capacidad de  decidir su futuro,  condenándoles  a una cárcel mental para el resto de sus vidas.

Termino barriendo para casa.  Esta semana Air Arabia, un grupo en el  que trabajamos individuos de más de 100 nacionalidades de los 5 continentes, ha obtenido los mejores resultados de su historia durante los primeros 9 meses del año. Una prueba irrefutable  y contundente, que la multiculturalidad bien gestionada suma.

 

Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *