Carta de despedida a unas zapas north face

Queridas zapas de Trekking northface:

Hasta aquí hemos llegado, la relación no da mas de sí.

Recuerdo el día que te conocí, estabas en el escaparte de la tienda de north face de barcelona hace unos tres años. Fue un flechazo inmediato. tenías todo lo que yo quería, eras fuerte, elegante, diferente.

Recuerdo nuestro primer viaje a La Sierra de Madrid, en calentamiento para nuestra prueba de fuego como pareja, la Patagonia. Todo fluía, eras cómoda, protectora y no me hacías la más mínima rozadura.

Poco a poco vivimos aventuras por medio mundo.Nos divertíamos viendo paisajes y países variopintos. LLegó un momento que íbamos a todos sitios juntos. Recuerdo una noche en en típico garito de postureo de la parte alta de Barcelona. Un señor de la puerta no nos dejo pasar porque no le gustó que fuera contigo un sábado por la noche. Recuerdo también cuando te presente a mis hijos, no les gustaste mucho….. Cómo podía ir con unas zapatillas de Trekking por el mundo?? Eras mi refugio cuando me quitaba las botas de ski y lo daba todo en el marchica, apres-ski de Formigal. me gustabas tanto que hasta te llevaba a la playa en lugar de las chanclas.

En fin, tres años de relación producen desgaste. Recuerdo el día del principio del fin. Vadeando un río en el sur de Francia, me resbalé. Tu suela ya no era la misma. La relación se había desgastado con el paso del tiempo. Quizá no te cuide suficientemente y te fuiste deteriodando o simplemente las cosas tienen un principio y un fin.

he tomado la decisión de dejarlo después de hacer un Trekking maravilloso que recomiendo a todo el mundo por los Lagos de Colomer en el Valle de Aran. comprobé al escalar una rocas que ya no agarrabas nada. He tomado la decisión de dejarte para no entrar en una espiral autodestructiva y tóxica. Es una paradoja pero cuanto más este contigo aunque quiera, mas daño me vas a hacer y al revés, cuanto mas te lleve más rápido te vas a deteriorar.
Lo peor es que Unas Salomón me están haciendo ojitos. Por eso he decidido dejarlo. Te propongo dejarte en el armario y ser buenos amigos. te propongo vernos de vez en cuando para ir a andar por el asfalto del paseo marítimo, como dos buenos amigos que se tienen cariño por lo vivido.

Etiquetas: ,
Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *