notebook-2637757_960_720

En septiembre, un cuaderno nuevo

Dedicado a  Bea, la abeja que decidió arriesgarse y salir del dulce y cómodo panal

Como friki del material de  papelería que soy, los primeros días de septiembre son el paraíso.  Estantes y estantes de los centros comerciales se llenan de todo tipo de  artilugios para el nuevo curso escolar. Desde el boli-goma-lapiz de 10 colores hasta ese cuaderno de 12 apartados pasando por el pack escuadra-cartabón-regla-compás con boligrafo  instalado.

Septiembre es un mes interesante. En el plano personal, atrás han quedado los excesos del verano, los días se acortan, adiós a  las vacaciones al  buen rollo y nos enfrentamos al principio de una última parte del año que desembocará en las Navidades, época en general   de sentimientos encontrados. Para las empresas, es la última oportunidad de cerrar el año con arreglo al presupuesto, por lo que la presión es máxima en estos últimos cuatro meses.

Con este panorama, no es casualidad que en otoño  se multipliquen exponencialmente el número de depresiones. Según la OMS en otoño la depresión aumenta de media un 16%, afectando a 350 millones de personas en todo el mundo.

Por lo tanto,  decir que  estos últimos cuatro meses son probablemente mi época favorita  suena a desafío. Y lo es porque el otoño significa el cambio, la mutación de la naturaleza y con ello la oportunidad de ver  lo mismo de una forma diferente, nueva. Voy a intentar explicaros porqué y con ello daros algunas ideas para afrontar lo que tenemos por delante.

Empecemos por septiembre. Como el alumno que pone su nombre en el cuaderno nuevo de mates, ilusionado con que la solución a las ecuaciones saldrán este año sin borrones,  septiembre es un segundo enero. Vetusta Morla dice en una de sus canciones:

“te he dejado en el sillón las pinturas y una historia en blanco”

En este mes, ya no hace tanto calor y podemos ampliar los horarios de  nuestros paseos por el campo a las horas más centrales del día. En una entrada de hace años os hablaba que septiembre es tiempo de recogida de moras, una actividad recomendable para  toda la familia que tenemos muy cerca de casa.

Tiempo de recogida de moras

Es la época de hacer excursiones sin las multitudes del verano pero todavía disfrutando de buen tiempo. Es la época de las tardes de  playa sin la familia Omaita. En definitiva, es una forma de alargar el verano pero sin las aglomeraciones de los meses pasados.

Octubre es un mes fascinante. Probablemente las mejores fotos de la naturaleza de todo el año las podemos obtener en este mes. El cambio se aprecia en el abanico  de colores que presentan los parques y árboles. No sólo el bosque, sino el cielo tiene otro color. Si me lo permitís, me quedo con el  cielo de Madrid en otoño. A  aquellos que os van las setas es vuestro momento y para los que no entendemos, una oportunidad de descubrirlas escondidas mientras paseamos. Ya ha llovido, con lo que el campo huele diferente. Cuantas veces pensamos que nos gustaría guardar en un frasco el olor a tierra mojada, a hoja caída.

Noviembre es un mes perfecto para viajar. Tradicionalmente es la época del año con los precios más bajos tanto en vuelos como en alojamientos. Para los bolsillos más acomodados os recomendaría El Boston fall,  y  sin duda Nepal.En Nepal, es la época seca, con la mayoría de días de sol. Podemos admirar  unos cielos abrumadores y limpios, con una temperatura todavía muy agradable. Un gin tonic en la terraza del Hotel Hyatt de Khatmandu viendo las estupas  y las montañas al fondo son un recuerdo imborrable. Un paseo en barca  por el lago de Pokhara a a falda del Annapurna es el mejor antidepresivo. Para los que bien no tengáis el presupuesto o simplemente os hayáis zampado los días de  vacaciones el valle de Erati en Navarra el de Anso en Huesca, El faedo de Ciéra en Leon , el Montseny en Barcelona  el puerto de la Canencia en Madrid,  nos ofrecen un magnifico espectáculo en este mes.

Diciembre suele ser el mes de las primeras nieves. Los esquiadores esperamos con ansia la apertura de las pistas, pero también es una buena época para iniciarse en las raquetas de nieve, actividad que recomiendo a los que el esquí no les motiva. Andar con raquetas es sencillo, sin la necesidad de pagar  los carísimos bonos de las estaciones de esquí y nos abre las puertas a lugares llenos de magia y silencio.

Para hacer cualquiera de estas actividades sólo hace falta una cosa, sólo una, levantar el culo del sofá. No dejarse amedrentar por el frío, por la lluvia, por el viento. No contaminarse con el ipad, el ordenador, juego de tronos o la supuesta urgencia del informe para el lunes. Tan sólo hace falta ponerse unas botas, un jersey, un gorro, una cámara, un termo de café y salir ahí afuera, hasta donde te llegue el presupuesto, hasta donde tu tiempo de ocio te lo permita, pero salir.

Mi admirado  profesor Josep Antoni Plana decía en una conferencia que la naturaleza no tiene falsedad. La naturaleza es la mejor medicina, la mejor consejera, la mejor psicóloga, el mejor cubata. El aire libre es un excepcional facilitador para escribir esa nueva página que esta época del año nos brinda.

Termino. Un lector del blog me recomendó hace unos días “Walden,  La vida en los bosques”  de Henry Thoreau Este breve pero extraordinario ensayo de 45 páginas refleja el pensamiento de este  filosofo americano que vivió en la primera mitad del siglo XIX. Thoreau pasó cuatro años  viviendo en una cabaña en el lago Walden en el este de  Estados Unidos. Os lo recomiendo a todos porque enlaza muy bien con la historia de hoy.  Os dejo con uno de sus párrafos

“Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… Para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido” Henry Thoreau. 1854

Previous Post Next Post

Comments

Add Your Comment
    • José Antonio
    • 8 septiembre, 2017
    Responder

    Eres el mejor. Cambia los aviones por el llapis. Creo que todos lo agradeceriamos. Salut

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *