58

Muévete que hace frío

Esta semana pasada tuve la oportunidad de compartir algunas ideas sobre marca personal con un grupo de directivos de EADA business school. A lo largo de la charla, expuse como surgió el universo openfield, la evolución que está teniendo el proyecto y las consideraciones a tener cuando nos planteamos desarrollar un proyecto de marca personal. En definitiva, un rato estupendo que agradezco a Alicia, EADA y los asistentes.

A lo largo de la charla comenté la importancia de un plan detallado en el desarrollo de un proyecto de marca personal. Hoy vamos a hablar sobre eso, sobre planes.

Os imaginais sobrevivir tres meses sin comer, a 50 bajo cero con rachas de más de 200 kilometros por hora y con un feto en el estomago? Eso es lo que hacen los pingüinos emperador en el invierno antártico mediante un detallado plan de coordinación y trabajo en equipo. Os lo explico.

El pingüino emperador es la única especie vertebrada que se reproduce bajo estas condiciones extremas . Mientras la hembra repone fuerzas en el mar, el macho incuba su huevo entre el calor de sus patas y su piel. Hasta ahora, los científicos sabían que se pega a sus semejantes para darse calor y repartir así la exposición al frío, formando una alineación que recuerda a la formación de tortuga del ejército romano.

58

Sigue siendo un misterio la lógica que pone en marcha la cadena de movimientos y rotaciones. La explicación de los científicos es que los pingüinos agrupados en bloque hacen avanzar a toda la estructura mediante movimientos regulares con intervalos de entre 35 y 55 segundos. Cada uno de estos pasos recoloca la estructura y el movimiento de todo el conjunto. Una vez unidos, la temperatura superficial del cuerpo de cada pingüino puede subir hasta los 37 grados centígrados en menos de dos horas. Lo que todavía está por definir es que inicia el movimiento cada 35 segundos. .

Pasado el invierno, la hembra vuelve a la manada y se produce otro fenomeno de coordinación. El macho traspasa al huevo a la hembra sin tocar éste el suelo. Una vez finalizado el proceso, unos días más tarde nace el pequeño pinguino y la madre le alimenta con la comida almacenada en su estomago los meses pasados. Mientras tanto el macho que está canino de hambre, va hacia el mar para reponer fuerzas tras los duros meses de invierno y vuelta a empezar.

Me llama la atención como gestionaríamos los humanos esta situación. Pensar la sensación de gilipollas de más de uno cuando le toque la esquina de fuera de la formación muriendose de frío. ¿Confiaríamos en que en algun momento la estructura, los que están en la parte interior de la formación se moverían y no serían egoístas? Poneros en la situación. “Venga tío mueveté que tengo frío, no, no, mueveté tú” No sé si termino de verlo

Los pinguinos emperador tienen claro algunas cosas en su proyecto. 1) Sin un plan detallado y coordinado no hay nada que hacer. También saben que 2) necesitan trabajar en equipo para sobrevivir. Pero no sólo necesitan a los demás, sino que tienen que tienen que 3) maximizar sinergias 4) sacrificarse por el grupo y 5) confiar en los demás cuando les toca la esquina exterior. Esa es la clave de su éxito. Una vez más la naturaleza nos da una lección magistral. No nos la carguemos.

Etiquetas: , , , ,
Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *