minimal-1885221_1280

Para escuchar se necesita valor

La entrada de hoy va de escuchar, escuchar escuchar y después  integrar.

“Si tuvieramos que hablar más que escuchar, tendríamos dos bocas y una oreja” Mark Twain

Muchos me habeis preguntado en las ultimas semanas acerca de mi microexpedición a Sri Lanka; lugares para visitar, excursiones,  hoteles, restaurantes etc.  A todos les recomiendo un hotel sin excepción, el Heritance Kandamala. Este hotel está en mitad de ninguna parte y es una autentico milagro.

El hotel está totalmente integrado en una montaña. Es difícil describir la sensacion de estar envuelto  entre árboles, rocas, lianas y bichos…. del buen rollo que transmite  pasear por la recepción  o las habitaciones. La recepción  no es tal y es como un hueco en la piedra. Las habitaciones  están incrustadas en la roca y desde  las terrazas de las habitaciones cuelgan lianas, suben arboles y por supuesto, tienes los monos observándote  por si te dejas una galleta en la mesa trincarla en un segundo.

34687305

 

El arquitecto es un señor llamado Geoffrey Bawa, el padre de la arquitectura de Sri Lanka y precursor de la arquitectura integrativa. Os invito a leer más sobre él porque su obra, mayoritariamente hoteles y edificios públicos es fascinante.

Leyendo una entrevista de hace años al Sr. Bawa, le preguntaron cual era su técnica de diseño, como se imaginaba un futuro edificio en la mesa de dibujo. Su respuesta me llamó la atención. Siempre iba al lugar donde se iba a construir el hotel  y en silencio escuchaba lo que la naturaleza,  el lugar le decían durante días y a partir de ahí, de esa escucha  empezaba el diseño.

Me llamó la atencion este triple  proceso, escuchar, integrar, desarrollar. El no escuchar  y mucho menos integrar, nos ha llevado a  las aberraciones de edificios que se han hechos en muchos lugares de la costa española en decadas pasadas.

Tambien estos días me estáis preguntando como ha sido mi adaptación a una cultura diferente de la que vengo. Mi balance es sumamente positivo porque al final, da igual donde sea,  se trata de gestionar personas. Creo que la clave fue que  en  las primeras semanas escuché, escuché y escuché, algo a lo que no estaba demasiado acostumbrado para seros sinceros. Escuché y anoté durante varias  semanas cómo eran los procesos nada más.  Una vez escuché y entendí los porques de como se hacían las cosas (me integré) pude empezar a trabajar en proyectos de futuro. Repito escuché, integré y desarrollé.

No sé que pensais vosotros pero creo que hablamos mucho  pero escuchamos poco y lo que escuchamos no lo hacemos con una mentlidad abierta. Todos tenemos una necesidad de ser escuchados. Si escuchamos, ampliamos el marco de referencia de los problemas, reducimos los malentendidos, nos ganamos la confianza del otro, aprendemos de su experiencia y establecemos un marco más amplio para tomar decisiones.

Llevado a la gestion de personas, la escucha es una de las habilidades directivas que menos se trabaja porque es incómoda.  Churchill decía que para escuchar se necesita valor y es cierto. Escuchar significa oir  en ocasiones argumentos incómodos, con los que no estamos de acuerdo y que hasta nos pueden hacer daño pero en cualquier caso es un proceso necesario.

Termino con un recuerdo para John Glenn astronauta americano que falleció esta semana pasada a los 95 años de edad. John Glenn fue uno de los inspiradores de mi vocacion aeronáutica y un ejemplo de vida. Entre otros records, volvió  con 77 años al espacio convirtiéndose en el hombre más longevo en ir al espacio, con un par. 
john-herschel-glenn-jr-1893376_1280

Os espero la semana que viene!! Será  la ultima  entrada del año hasta despues de las navidades.

Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *