autenticidad

¿Porqué Shackleton dijo la verdad?

El 21  de abril de 1908 el explorador americano  Frederick Cook anunció que había llegado al Polo Norte. Tras las comprobaciones posteriores, resultó que nuestro buen amigo nunca llegó al punto de latitud 90N.

No era la primera vez que Cook anunciaba noticias falsas. En 1906 comunicó su conquista del monte Denali en Alaska, el más alto de Norte América, comprobándose  posteriormente que tampoco en esta ocasión llegó a la cumbre.

Paralelamente, el 6 de abril de 1909 Robert Peary marino y explorador americano volvió a anunciar que esta vez sí, por fin! había sido el primer hombre en pisar el polo Norte, en una expedición patrocinada por la Royal Geographical Society.

Este logro se puso en duda desde el principio. Ni las mediciones, ni las velocidades, ni el tiempo empleado eran consistentes. De hecho hoy en día está admitido que  el inglés Herbert y su equipo de la British Trans-Arctic Expedition fueron los primeros en llegar a pie al Polo Norte en 1969. Anteriormente Amundsen lo sobrevoló en 1926 y Kutnesov en 1948  lo pisó tras una travesía en avión.

Mientras tanto y en la punta opuesta del planeta, también en 1909 Shackleton se daba la vuelta a 90 kilometros,  de llegar al  Polo Sur. En la latitud 88° 23´ se dio la vuelta tras semanas de sufrimiento. Al llegar a Nueva Zelanda anunció que no había llegado, por muy poco, pero no lo había logrado.

¿Porqué Shackleton dijo la verdad y Cook y presumiblemente Peary  ocultaron lo que  sucedió? Pensemos que a principios del siglo XX la conquista de los Polos era una cuestión de Estado para las grandes potencias. Investigando un poco sobre la postverdad, los hechos alternativos o la mentira como queramos llamarlo, tema tan de moda,  resulta que decir la verdad en general no resulta muy rentable.

El profesor Robert Trives de la Universidad de  Harvard en un estudio sobre porque mentimos,   nos dice que lo hacemos  por dos razones fundamentales, porque funciona y porque es fácil, tan sencillo y tan demoledor.

La asociación americana de Psicología concluyó que un americano medio escucha más de 200 mentiras a la semana y él mismo contribuye mintiendo en 11 ocasiones semanales. Este mismo estudio decía que tan sólo el 16%  de los americanos dice la verdad en internet.

Con todo ello, es fácil concluir que la verdad no es un valor en auge en nuestra sociedad, no sale a cuenta y los ejemplos que vemos a diario no son más que el reflejo de una actitud global.

Asumiendo  que decir la verdad no reporta  demasiados beneficios, volvamos a la pregunta, porqué Shackleton dijo la verdad?  Si lo tuviera delante me lo podría explicar, pero como está revoloteando  los hielos de la Antártida,  me atreveré a responder por él..Como estudioso del personaje, un valor fundamental en Shackleton era la honestidad concepto que me gusta más que la sinceridad.  Si vamos al diccionario, la definición de honestidad  nos  dice que  alguien es honesto cuando el  pensamiento y los actos no son contradictorios, cuando se  es auténtico. Para Shackleton la honestidad era un límite ético y por tanto actuó en consecuencia.

100 años después, Shackleton es un referente, un lider con mayúsculas. Cook y Pearson no. En un mundo corto placista, la falsedad es rentable. En el largo plazo, en el computo global de una vida la  verdad siempre sale a cuenta.

A largo plazo, la autenticidad, desarrollar el criterio propio y tomar nuestras decisiones basados en nuestros valores es clave para una vida con propósito.  Este objetivo es especialmente difícil en  la época de la postverdad, de las redes sociales, con infinidad de motivaciones exteriores huecas con la a capacidad de contaminarnos y distraernos  de nuestro propósito.

En el laboratorio de ideas del equipo Openfield,  estamos  confeccionando a fuego lento, propuestas de valor  que nos ayudarán  a  desarrollar  el trueself que decía Winnicott. Nos  queremos poner   frente al espejo y  hacernos las preguntas correctas. Estamos convencidos que las respuestas y las acciones que cada uno  individualmente decida, nos reforzarán como personas, padres, madres o líderes. ¿Cómo? A través de  los vehículos en los que creemos; la naturaleza, viajes a lugares singulares, el ejemplo de personajes extraordinarios y el toque openfield. El lanzamiento  lo tenemos previsto en septiembre y tendrá su plato fuerte  este año con la expedición a Nepal en noviembre, para la cual ya tenemos un buen número de candidatos.

En esta entrada hemos   hablado de la verdad y  la mentira fundamentalmente de los demás  o hacia el exterior  y nosotros… ¿nos engañamos?…. ¿Qué consecuencias ha tenido o tiene, engañarnos conscientemente?

Os dejo con el canto primero de la Divina Comedia de Dante:

 “A la mitad del viaje de mi vida, me encontré en una selva oscura, por haberme apartado del camino recto”

 

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *