eye-1262735__480

TE LO DIJE

Uno de los muchos alicientes  que ofrece  trabajar para una Compañía aérea  en esta parte del mundo,  es que fomenta  la curiosidad geográfica.

La parte sur de la India (Calicut, Goa, Cochin)  destinos que Air Arabia vuela diariamente, tienen un importante legado europeo o portugués o cristiano, ponerle el calificativo que os resulte más politicamente correcto.

Es por eso, que he pensado hablaros esta semana dentro del apartado que dedicamos cada cierto tiempo a personajes extraordinarios, sobre  Vasco da Gama. Creedme, no va a ser el paquete de la clase de historia de BUP, seguid leyendo y lo veréis. Como todas nuestras  entradas tiene moraleja.

Trasladémonos al siglo XV. Una de las consecuencias del ir y venir de las cruzadas,  fue que los europeos nos acostumbramos a las especias en la comida. Tras hacer el business case, los marineros venecianos hicieron el agosto, distribuyendo por Europa la mercancía que traían de los puertos musulmanes del mediterráneo, especialmente  de Alejandría y Antioquia.

Con la entrada del dominio del  imperio otomano, este tráfico disminuyó  drasticamente pero no la necesidad de echar pimienta en el chuleton o curry en el pollo. Eso hizo que los portugueses se plantearan establecer una ruta comercial con India, para importar a Europa grandes cantidades de especias. Aquí es donde entra en accion nuestro prota de hoy.

spices-1009676__480

Vasco da Gama, marino y explorador portugués zarpó el 8 de julio de 1497 con cuatro barcos y 170 hombres con el objeto de  cruzar el cabo de Buena Esperanza, subir hacia la actual Kenya y posteriormente dar el salto a India.

Tan sólo el viaje  merecería la pena una entrada. Me centraré en la etapa final. La singladura desde desde Mombassa a India duró  23 días de  navegación, llegando  a las costas de Calicut en el Sur de la India, 10 meses después de haber zarpado desde Portugal.

 

mapa

Tras permanecer en India tres meses, negociando  la compra de mercancías con la población hindú, comenzó su regreso en agosto de ese mismo año. Los locales le habían advertido muy seriamente que esperara a que pasara el monzón y las terribles tormentas del índico en esa época. Vasco da Gama no les hizo mucho caso al fin y al cabo “que sabrían ellos”  de navegación. Os hago un apunte. Los que trabajamos en esta zona, sabemos que en la época de monzones la operación se hace  significativamente más compleja.

Lo que había sido una navegacion de 23 días a la ida, fueron 3 eternos meses a la vuelta. Debido a las tormentas,  enfermedades y penurias a bordo, tuvieron que abandonar un navío en mitad del oceano  y mas de 120 marineros perecieron en el salto desde India a las costas de Kenya. Vasco da Gama llegó a Portugal con el objetivo cumplido, pasando a la historia como u o de los grandes exploradores de la Historia. Realizó dos viajes mas a India y falleció de malaria en Cochin( India) en 1524.

vasco da gama

¿Qué caso hacemos a las opiniones de los demás? ¿Cuanto tenemos en cuenta el punto de vista del otro en nuestros procesos de tomas de decisiones? ¿Somos un perfil Juan Palomo o nos guiamos por el que dirán?

Con independencia de los procesos de cada uno,  todos podemos pensar en situaciones que si hubieramos hecho más caso a algún informe, alguna conversación, las cosas hubieran salido de otra forma. Al contrario, por hacer demasiado  caso al que dirán nos encontramos en  esquinas  que no queremos.

Considero importante escuchar  la experiencia previa, que no  “el siempre lo hemos hecho así y no nos va mal “. No se si estáis de acuerdo que estamos en un momento que se valora más  lo novedoso, lo transgresor y lo disruptivo por el simple hecho  de ser nuevo. Incluso la edad parece un lastre en lugar de un valor.  Os invitaría a reflexionar sobre ésto.

Si los hindus de Goa levantaran la cabeza le dirían al gran explorador Vasco da  Gama, “amigo, te lo dije”. Hasta la semana que viene.

 

 

 

Previous Post Next Post

Comments

Add Your Comment
    • José antonio
    • 27 Enero, 2017
    Responder

    Como siempre interesante. Gracias Fernando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *