old-woman-574278_1280

¿Tienes un oasis?

Esta entrada la escribo desde el jardín de casa. Luego os explico el porqué  de esta información aparentemente irrelevante.

Las  últimas  semanas he estado más liado de lo habitual al añadir al trabajo y  proyectos personales los trámites para la adaptacion de  de mi  licencia europea  de piloto a la normativa de EAU.  Creo en liderar con el ejemplo y me gustaría  aportar mi granito de arena a la operación del grupo también desde la primera línea. Podré ver  así, los retos de nuestra operacion en directo, no solo en  las gráficas y power points  que eficazmente prepara Miquel y su equipo. Al mismo tiempo,  tendré la experiencia de pilotar a  destinos  desconocidos e intersantes de la red de Air Arabia en  India, Nepal, Pakistan, Iraq, Iran, Kenia o China.

Si vienes de un entorno europeo, los trámites  para la adaptacion de la licencia no son demasiado complicados. El principal escollo ha sido que  desde  enero de este año, se ha ampliado el temario del  examen de derecho aéreo y procedimientos operacionales que hay que realizar para la obtencion de la licencia. Su estudio me ha  tenido ocupado repasando apuntes que tenía aparcados  desde hace algunos años. Con todo ésto entre manos   la consecuencia ha sido que no he avanzado mucho  en los preparativos de la expedicion dos grados. Más abajo os doy una actualización.

Os iré contando mis experiencias de vuelo en esta zona, pero volvamos a lo nuestro…….Una de las cosas que me han resultado más paradójicas  en el tiempo que llevo en El Golfo  Pérsico son los Oasis. En mi última microexpedición  a Oman, tuve la oportunidad de ver varios y son un verdadero milagro de la naturaleza. Investigando la razón que hace que en mitad de la nada, aparezca este pequeño trozo de vida, veo que tiene que ver con la permeabilidad o no permeabilidad  del subsuelo. El agua emerge a la superficie por causa del afloramiento de estratos de roca impermeable procedente  de zonas montañosas muy lejanas que pueden estar distantes cientos de kilómetros.

Para aquellos que visitéis los Emiratos Arabes, os recomiendo Al Ain, la ciudad de los siete Oasis. Esta ciudad fronteriza con Omán, situada en mitad del desierto a 160 km de Dubai,  repito en mitad del desierto, tiene 75 parques con sus 75 jardines!! Mediante un sistema de irregación llamado “Falaj” se proporciona  agua y regadío a toda la ciudad. Por todo ello,  Al Ain es ciudad patrimonio de la humanidad

Vuelvo a mi jardín y pienso que éste es  uno de mis oasis. En mitad del desierto, tengo este  pequeño mircocosmos verde, con árboles, buganvillas y ficus. Desde este sofá  los retos  los veo con más perspectiva, tengo el silencio para aislarme del mundo y de vez en cuando, es el lugar de reunion de mi cuchipandi en Dubai donde hablamos de lo divino y lo humano  con un café o una carlsberg en mano.

 

En diferentes entradas he hablado acerca de la necesidad de  los refugios,  llamémoslos  ahora oasis.Los oasis son esos lugares en los que todo encaja,  la vida fluye y somos verdaramente nosotros. Imagino que todos tenemos nuestros oasis, pensadlo un poco. Estos lugares casi sagrados,  hay que protegerlos  de los  malos rollos, de las discusiones, de una noticia negativa, de una conversacion  por teléfono chunga del trabajo. Ya  tengan forma de casa en la playa,  habitacion de tu casa, paisaje flipante o mesa en el café favorito de tu ciudad, deberían ser intocables e inaccesibles a la contaminación de la forma que sea. Nos proporcionan perspectiva, paz y  buen rollo y eso debería ser irrenuncible.

Termino con el último update de la expedicion dos grados de diciembre al Polo Sur. Vamos aumentando el equipo. Jesus me está ayudando con el logo, Alvaro fisio y entrenador personal, me  está preparando un entrenamiento específico  e  Ines  me apoya con el marketing y la recaudacion de fondos.  Poc a poc!!

 

Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *