kayaking-1149886__480

Tu tiempo

La entrada de hoy tiene dos partes. Os voy a hablar sobre mi proxima expedición dos grados, pero antes retomaremos uno de los temas  de las últimas semanas, el tiempo.

Uno de los cambios más relevantes que he tenido en los últimos años ha sido la modificacion del concepto tiempo. En el momento que entendí el tiempo como una moneda  con un valor altísimo cambió todo.

Yo era el típico tío que ya estuviera  con la familia o con amigos no paraba de mirar el puto móvil. Me justificaba diciendo; tengo un puesto de responsabilidad,  la operacion H24  de una compañia aérea lo requiere, etc. Todas estas razones  justificaban  que le cortara a mi hija cuando me contaba algo “tan poco relevante” como su clase de ballet, a un  amigo cuando me decía lo mal que se encontraba  su hermano o a mi hermano cuando me contaba su nuevo  proyecto entre manos. La falta de tiempo lo justificaba todo. Podía pasar días sin responder a llamadas o mensajes de personas importantes porque “no tenía tiempo”. No iba al gimnasio porque “no tenía tiempo”. Pedía comida poco sana  por teléfono  porque “no tenía tiempo”. No escribía en el blog porque “no tenía tiempo”. Para terminar de arreglarlo,  en muchas ocasiones estaba presente fisicamente en una cena de amigos, pero mi mente estaba en otra cosa porque me faltaba tiempo.

Tal disparate empezó a cambiar gracias a tres conversaciones en las navidades de hace 3 años en las que mi hermano,  mi hija y un amigo me dijeron un par de cositas  bien dichas, con mucho cariño pero con mucha firmeza.

¿En que empleaba mi tiempo? Lo empleaba en trabajar. ¿Hacía mal en dedicarle tantas horas al trabajo? Es que el trabajo me lo exigía! En realidad la pregunta correcta era ¿El trabajo me exigía tantas horas o era yo que hacía una pésima gestión de mi tiempo? Fue gracias a una buena amiga, una de las más prestigiosas abogados de España, madre de un buen número de hijos estupendos, deportista y viajera  que entendí como  reconstruir el concepto tiempo. Tomando un caña un día le pregunté como hacía para llegar a tantas cosas y hacerlas todas bien. Su respuesta fue clara. “Fernando, mi tiempo es mío y yo lo gestiono.”

Con todo ésto en mano me fui al Artico a ver auroras boreales por la noche y como me sobraba tiempo por el día, lo dediqué a construir un armazón sobre el que construir estas ideas. He recuperado los apuntes del la moleskine de esos días y os propongo las siguientes preguntas:

1.- ¿Cuales son las actividades a las que no puedo renunciar?

2.- ¿Cuantas horas me exige  realmente mi trabajo?

3.-Hoy en día la flexibilidad laboral está extendida ¿Que horario laboral  es el que mejor se adapta a mis necesidades?

3.- ¿Cuales son las personas  a las que debo de priorizar mi tiempo?

4.- ¿ A que no estoy dispuesto a renunciar por falta de tiempo?

5.- ¿ Que actividades diaras rutinarias  puedo hacer más eficientes?

6.- ¿Que actividades hago ahora  que no me aportan nada en ningún sentido?

Una vez tuve estas preguntas respondidas, establecí porcentajes de tiempo a los que quería idealmente dedicarme. Sobre esos porcentajes establecí un calendario tentativo semanal. Al plasmar sobre un papel estos porcentajes  me di cuenta de los huecos que tenía y de lo mal empleados que estaban. Si ademas le añadía un poco de disciplina de horarios y de  tener la atención en lo que estaba en ese momento como dice Daniel Goleman en su imprescindible libro FOCUS el cambio fue significativo

Sigo currándomelo porque no es fácil, pero  estoy razonablemente satisfecho de como voy gestionando mi tiempo. La prueba del algodón me la hizo hace unos días mi hija. Me decía  como ha cambiado todo. Ella pasó  de ser una adolescente desconocida a una joven con la que tengo una relacion estrecha gracias a que ahora pasamos más  “quality time”. No necesita verme más tiempo (prefiere pasarlo con sus amigas claro!!) porque siente que cuando estamos juntos ese tiempo está bien exprimido y llena el apartado que quiere dedicarle a su padre.

Al llevarlo al plano profesional trabajo en dos ejes. Primeramente dedico toda mi  atencion en ese momento a la persona que me está explicando algun asunto. Me evita preguntas obvias y explicaciones no necesarias, me ahorra tiempo.En el segundo eje, he disminuido el número de reuniones a tan sólo las imprescindibles siendo disciplinado en la hora de comienzo y en la de fin.

EXPEDICION DOS GRADOS

Como os decía la semana pasada quiero llegar al Polo sur con la “Expedición 2 grados”. Esta expedición la hago por mis hijos y nietos pero también de paso por los vuestros. Si la temperatura del planeta sube más allá de dos grados las consecuencias van a ser impredecibles, lo dicen todos los científicos que han estudiado el tema. Cada década la temperatura de la tierra sube 0,16 grados.  Como os decía el viernes pasado, solitos ya hemos conseguido subirla 0.8. Haciendo una suma, en 100 años estamos en 2.4 grados. Ese es el regalo para nuestros nietos que tenemos que evitar que se cumpla.

Quiero por tanto que me acompañes en esta expedición de una forma activa. ¿Cómo? Dando a conocer lo que voy a hacer y sobre todo la razón de porqué quiero hacerlo. Espero así que el mayor número de gente sea consciente de la necesidad de cuidar la casa de todos y mantener la temperatura a raya para mis/tus/sus/nuestros nietos.

Mi plan es llegar alrededor del 14.12.17 cuando se cumplirán 116 años de la llegada de Amundsen. Esta es mi tercera intentona y espero que sea la buena. Llegar al Polo sur no es fácil, necesitas presupuesto, suerte con la meteo y que durante el camino el físico aguante.

Para explicarte la necesidad de que hagamos cuchipandi en este tema, te invitaría a   ver una serie imprescindible. Earth producida por la BBC y dirigida por el naturalista David Attenbourgh , está  en netflix y en youtube también hay algo. Es una serie visualmente mágica. Para cuidar algo se necesita quererlo. Con EARTH lo harás.  Querrás más la tierra; los paisajes polares,  la sabana africana, el outback australiano, sierra nevada, los parques de Japón. Te emocionarás  con el  oso polar, con el  tigre de las nieves, con el  lince ibérico, con  la hiena africana, con  los pingüinos emperador.

image.php
Durante las próximas semanas además de retomar la temática habitual te iré dando algún detalle de cómo van los preparativos, logo, sponsors y otra info que sea  de tu interés. Vámonos!!

 

Previous Post Next Post

Comments

Add Your Comment
    • José Antonio
    • 21 enero, 2017
    Responder

    Fernando. Muy bueno todo pero lo del tiempo y su gestión es genial. Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *