thesouthernparty_fotor

Y entonces Shackleton se dió la vuelta… ¿Por qué?

Queridos openfields:

Con bastante probabilidad esta será la ultima entrada de esta etapa del universo openfield. Tras 5 años de singladura, el continuo aumento  de lectores y el ánimo que vuestros mails y comentarios   me dan sobre las microexpediciones e historias que os cuento, me  ha llevado  a plantearme dar un paso adelante. Llevo trabajando varios meses en una renovación completa de la web que os  permitirá acceder de una forma más rápida a los contenidos. Pretendo ofreceros un formato visualmente más intuitivo, manteniendo las señas de identidad del blog,  sencillez en la forma y contando historias que puedan resultaros interesantes en el fondo. El viernes que viene  os lo amplío.

Para la última entrada  de esta época, había pensado hablaros de mi inolvidable  microexpedición al Rajastán indio, país que admiro, a sus gentes, sus paisajes y sus colores. Y había pensado contaros la contradicción entre lo que hemos aprendido los que llevamos algunos años en el asunto  de la gestión de riesgos, procesos de  toma de decisiones, ISO´s, etc y una realidad apabullante; en la India existe un orden inexplicable dentro del caos que hace que la vida fluya de una manera maravillosa.

Cuando estaba perfilando esa entrada, la familia de Air Arabia  nos desayunamos con una extraordinaria noticia. La revista air journal ha posicionado al Grupo Air Arabia como la tercera mejor compañía del mundo sobre un total de 50 teniendo en cuenta indicadores comerciales, financieros y operacionales. Más allá de  los 30 segundos de sonrisa vanidosa, fue la confirmación que una empresa de personas, para personas tiene mucho EBIT ganado de saque.

Soy un firme defensor de el liderazgo poniendo a la persona en el centro como medio para conseguir los objetivos empresariales. Estoy convencido que liderar es servir a los demás para lo bueno y lo no tan bueno. Una conversación con un empleado explicándole de una forma abierta,  honesta y sincera los motivos por los que no es el perfil para un puesto, es también una forma de liderar poniendo al individuo en el centro. Lo que nadie lleva bien es que le echen contándole una milonga.

A lo largo de mi trayectoria profesional tanto en la milicia como en el mundo empresarial, aquellos  jefes que más han tenido  el liderazgo de personas  en su ADN,  han llegado más lejos de una forma sostenida en su carrera profesional. Podría poneros ejemplos de varios  actuales generales y CEO´s que ejemplifican esta idea.

Creo que el mejor CEO orientado a servir de la historia fue Shackleton, el explorador Antártico. El es la inspiración de este blog. Podéis revisar entradas anteriores y encontrareis continuas referencias a este líder con mayúsculas. Por eso esta última entrada de la época es para él.

La expedición Nimrod  (1907-1909) tenía como objetivo llegar al polo Sur con Shackleton al frente. Bien, Shackleton se dio la vuelta a 100 millas del polo sur, sí 100 millas,  tan solo 5 días de viaje  que le hubiera hecho pasar a la historia como el primer explorador en conquistar el continente antártico. Porque se dio la vuelta? Fracasó? No consiguió su objetivo? shack-endurance

Shackleton comenzó la travesía el 27 de octubre de 1908, con tres  hombres, Marshall, Adams y Wild , habiendo dejado atrás a Joyce en el barco tras explicarle que fisicamente no estaba en forma. Dio una orden al capitán del  barco que lo aguardaba en la costa antártica, zarpar el 1 de marzo del año siguiente,  con o sin ellos.  Por delante unos  teóricos 2800 kilómetros de ida y vuelta al polo y cuatro meses para conseguirlo.

La expedición transcurrió con un buen número de percances y están constatados gran cantidad de ejemplos en los que Shackleton levantaba la moral de la expedición cuando era necesario, era el que cargaba con más peso e incluso compartía su ración diaria de comida con aquellos miembros  que iban más débiles. “Nunca olvidaré como el boss  ( apodo de SK) me daba  su ración de bizcocho, miles de libras  no la hubieran pagado” detalla Wild en su cuaderno.

Tras penurias, y exhaustos,  al ver el estado de sus compañeros de viaje, finalmente el 9 de  enero de 1909 decide dar la vuelta,  plantando el Union Jack  en la latitud 88º23´ S a 98 millas del Polo Sur, siendo el record de distancia hasta ese momento. Ahora quedaba la vuelta contrarreloj hasta la fecha límite del 1 de marzo. Haciendo un ejercicio admirable de gestión de las provisiones, de conocimiento de la  navegación y manteniendo la moral de su equipo siempre  alta en unas condiciones extremas, llegó  a tiempo a la costa Antártica zarpando el Nimrod hacia Nueva Zelanda el 4 de marzo de 1909 con ¨cuatro hombres irreconocibles¨ en palabras del capitán del barco.

Estado al llegar al barco. Shackleton segundo por la izquierda.

“Pensé que te gustaría más un asno vivo que un león muerto”, fueron las palabras de Shackleton a su mujer. Pudo sacrificar al equipo en su objetivo final, lo tenía muy cerca; Scott lo hizo, pensó  en su gloria personal, llegó al polo sur pero condujo a su expedición al desastre y murieron todos en el regreso. La expedición Nimrod  sin embargo fue reconocida como  un éxito a pesar de no lograr todos los objetivos inicialmente propuestos. Se logró la  primera subida de la historia al monte Eribus, supuso el descubrimiento de grandes  hallazgos geográficos, fue  la expedición que más lejos había llegado en aquel momento  en el camino al polo Sur y  lo más importante, estaban vivos para contarlo.

El liderazgo de Shackleton se puso de nuevo a prueba varios años más tarde en  expedición Endurance, una de las mayores historias  de supervivencia. El Endurance encalló  entre témpanos de hielo. Shackleton y sus hombres, estuvieron atrapados dos años, con sus dos inviernos en la antártida. Su capacidad de liderazgo y de gestión de personas hizo que todos sus hombres pudieran regresar a casa tras dos años de lucha contra el hielo, el mar, el hambre y las enfermedades.

Liderar es servir. Shackleton lo sabía y por eso se dio la vuelta.

Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *