jabalakhdar-gallery-17-1024x661

¿Y si un desconocido te invita a un té?

Las montañas de Omán  me han gustado mucho. La razón más probable es porque son  una mezcla de los Monegros y las Bardenas Reales a lo bestia y me recuerdan a mi tierra. También puede ser porque la ausencia de contaminación hace que  por el día  el azul sea más azul y por la noche la boveda celeste nos de una visión que envuelve. Sea como fuera Oman es auténtico, puro, sin tontás, con acento en la segunda a.

Para sacarle el máximo partido, lo suyo es alquilar un todo terreno, remarco todo terreno y perderse por los pueblos, ver lo que ellos llaman wadis ( ríos o estanques) o  pararse un rato viendo la majestuosidad de los valles con cortados que en cualquier momento piensas que va a aparecer el correcaminos con el mik, mik.

También merece la pena acercarse a Diana´s point, lugar cuyas vistas maravillaron  a la princesa  Diana de Gales  y donde acaban de construir un hotel extraordinario respetando el entorno natural. En este punto se puede contemplar  un atardecer  imborrable  birra en mano.

jabalakhdar-gallery-17-1024x661

En este entorno, la   historia de hoy nos lleva a un pueblo recóndito donde terminé perdido, he de confesaros intencionadamente, llevado por el afán de explorar la zona . Tras aparcar en lo que echándole un poco de imaginación sería la plaza del pueblo, me salió al paso un señor   vestido con el tradicional traje  árabe  blanco acompañado de  sus dos hijos. Muy probablemnete  venían de la oración de los viernes. Mi pensamiento inmediato fue, estoy en mitad de ninguna parte, este hombre no va a tener ni idea de inglés, tiene cara que me va a ignorar si le pregunto que me oriente e incluso llegué a pensar debería de tener un poco de cuidado porque estoy aquí sólo.

Lo que realmente pasó fue todo lo contrario. En un inglés que ya le gustaría a muchos,  con una sonrisa que traducida sería, pero ande vas, me indicó con detalle como volver hacia la carretera principal y me invitó a tomar un té a su casa a lo que yo le respondí que no de forma airada. Tras esta breve conversación le di las gracias y me fui.

20161209_122841

Camino a Muscat analizaba lo sucedido con una sensación muy agria. Había caído en varios errores; presuponer, desconfiar  e incluso despreciar. Supuse que no sabría inglés y que sería huraño, desconfié de sus posibles intenciones al invitarme a su casa a tomar un té y finalmente  le hice un feo, porque en la cultura árabe es una señal de aprecio que alguien te invite a su casa.

He estado pensando toda la semana acerca de que hubiera tratado nuestra conversación. No sé si hubiera sido un puro tramite social  o me hubiera dado las claves de la felicidad  pero tengo la convicción de haber perdido una oportunidad de aprender .

¿Porque no entré a tomarme el té? Lo resumiría en una pésima gestión de la incertidumbre y me explico. En mi vida profesional, mi mente está estructurada para la gestión del cambio, la gestión de riesgos y los procesos  de toma de decisiones, dejando al mismo tiempo un  espacio para la gestión de la incertidumbre controlada que es un elemento que al final  sirve para añadir  valor en las organizaciones.

En este caso, no hice ningún proceso de gestión de la incertidumbre, pasé directamente a la fase miedo/zona cómoda o lo que mi amigo llama “el amarrate”.

Por echarme alguna flor podría poneros también  el ejemplo contrario de gestion de la incertidumbre. Hace un año, consecuencia de la oferta profesional que me brindó el Grupo Air Arabia cambié la tapa por el hummus, el pirineo por el desierto, las terrazas de la rambla Catalunya por las avenidas de siete carriles de Dubai, sin tener ni idea de cómo me saldría la jugada. A día de hoy puedo deciros que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en años.

Rochefocaul decía que los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance.Sin  dejar un  espacio a la incertidumbre en nuestras decisiones, no hay diferencia, no hay mejora, no hay progreso  y hasta no hay diversión.

 

Con todo ello, la pregunta de la semana es. ¿Cómo gestionáis vuestros tés? Termino pidiéndole disculpas públicas a nuestro protagonista de hoy. Si pudiera decirme algo, seguro que me respondería ¡¡tu te lo pierdes miedicas !!!

Etiquetas: , , , , , ,
Previous Post Next Post

Comments

Add Your Comment
    • Carmen
    • 10 Diciembre, 2016
    Responder

    Fernando, ¡es tan cierta tu reflexión!!!!!
    Efectivamente, nos perdemos muchas cosas en esta vida si sucumbimos al miedo de la incertidumbre.
    Excelente reflexión y magnífica vivencia..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *